Fotografía tradicional y personal

Escenas de la huerta (II)

Hola a todas y todos.

El pasado 31 de Diciembre salí con mi cámara de Gran Formato hacia una localización cercana a Orihuela con la determinación de exponer una nueva serie de cuatro placas Foma Retropan 320 y de procesarlas como diapositivas; era también, claro está, una excelente manera de despedir el 2015.

Caminando por la orilla de la CV-921 bajo un cielo interesantemente nublado que amenazaba con un exceso de calor en pleno final de Diciembre, me acerqué hasta el Puente de la Palmera, lugar donde nace la vereda que une el Canal de los Tubos del Trasvase con la carretera de Arneva, senda siempre ceñida a la reguera engastada en la tierra y convenientemente ahormada con hormigón por la que discurre mansamente la acequia Alquibla. Hay allí algunos encuadres atractivos, ciertamente encantadores, que conjugan huerta, agua y pequeñas construcciones propias del campo; los enormes tubos del trasvase y la carretera que corre paralela a la marcada y amenazante sombra de estos aderezan el paisaje capitaneado por el Cabezo de Hurchillo, de 267 metros de altitud.

Ese día me centré en la orilla derecha del paisaje, más urbanizada y menos sensible a la necesidad del sol, dejando la izquierda, más asalvajada y de más complicado acceso, para otro día.

En las dos primeras imágenes que os traigo, tal y como hago siempre últimamente, el diafragma está cerrado a f/22, diafragma óptimo de rendimiento para el Rodenstock Ysar —siempre según los datos aportados por el fabricante—. Sin embargo, en la última imagen de la serie quise jugar arriesgando un poco con el desenfoque y terminar provocando algún tipo de efecto diferente, así que abrí a f/8 con la intención de confundir más allá del árbol, elemento principal del panorama, y de la pasarela que llega hasta él por su izquierda; el producto, sin embargo, de haber abierto el diafragma, es una falta de definición y la ligera deformación de un área circular perimetral en la estampa que da un aire atrayente e inesperado por mí. Si abrir el diafragma a ciegas puede ser comparado con tirar los dados en una partida, podría decir que en la primera tirada saqué un siete.

Eso sí: viendo ahora el resultado me surge la duda de cómo podríais interpretar el blanco y negro resultante del no muy buen procesado digital —algo he hecho mal, aunque no tengo claro qué—, indisimuladamente alejado del concepto moderno de blanco y negro basado en contraste directo y amplia gama de grises. A mí personalmente me gusta el bajo contraste de las imágenes —aunque pueda sonar a simple excusa— y el bajo contraste de las placas —que, soy consciente, Manolo, no funcionaría bien en un proyector—. Es, en definitva, un bajo contraste encontrado y no buscado y es muy de mi agrado.

A nivel técnico y respecto la primera tanda de placas con la Retropan 320, he cambiado algunos parámetros del procesado para corregir errores evidentes. El resultado aún debe mejorar: ya tengo claro por dónde seguir. Pronto lo veréis.

Y ya sin más rollo os dejo con las diapositivas: espero os gusten.

dsiliceo diapositiva slide blanco y negro b&w orihuela retropan 320 paisaje huerta landscape alquibla

 

dsiliceo diapositiva slide blanco y negro b&w orihuela retropan 320 paisaje y agua huerta landscape alquibla

 

dsiliceo diapositiva slide blanco y negro b&w orihuela retropan 320 paisaje y agua landscape huerta alquibla

 

Gracias por leer.

Retropan 320: primeras pruebas.

Hola a todas y todos de nuevo.

El fin de semana pasado salí por la tarde a dar una vuelta intentando utilizar los últimos rayos de la mejor luz que tiene el día con el fin de exponer mis primeras placas de Foma Retropan 320 e intentar procesarlas como diapositivas. El resultado de aquel breve paseo por los alrededores de Orihuela lo podéis ver en forma de dos placas un poquito más abajo, justo pasando los monótonos párafos técnicos que vienen a continuación.

Dado que la emulsión era completamente nueva para mí, lo primero de todo era decidir el índice de exposición para la Retropan 320. En mi opinión, Foma siempre ha pecado ligeramente de optimismo respecto los ISO de sus películas; por ello, pensé que un índice de 160 era un posible punto de partida válido y, a la vista de los resultados, creo que no ando muy desencaminado.

Con los clichés ya expuestos, el siguiente obstáculo que superar era decidir qué tiempos y concentraciones utilizar con el primer revelador, ya que, al ser la Retropan de un teórico ISO mayor —320, según el fabricante—, más que probablemente los tiempos de revelado que vengo utilizando habitualmente para la Fomapan 100 suponía iban a quedar algo cojos. Para encontrar ese punto de partida, decidí utilizar la regla aquella de incrementar un 50% el tiempo de procesado por cada paso de sensibilidad aumentado; es decir, que —por supuesto, siempre manteniendo la temperatura y la dilución del revelador constantes— si a una película de 50 ISO le doy un tiempo de seis minutos, a una de 160 ISO debía darle unos doce minutos como estimación primera.

Las concentraciones, temperaturas y diluciones del resto de líquidos del proceso, en un primer momento, decidí que fuesen los mismos que con la Fomapan 100, aunque albergaba mis dudas con el delicado y decisivo paso del blanqueado. La segunda exposición de la placa a la luz —del flash en este paso, recordad—, rigurosamente igual que con la Foma 100.

Otra decisión que tomé fue la de no preparar fijador con endurecedor para ver si esta emulsión es tan débil como su hermana. Sobre este punto, decir que, tras los lavados a conciencia que últimamente doy a toda mi película como paso final de todo procesado, la gelatina de la Retropan 320 aparece a mi ojo como mucho más fuerte que la de la Fomapan 100. En consecuencia, y siempre en mi opinión, la Retropan 320 no necesita endurecedor.

Un último detalle técnico: tras la digitalización, hube de subir con mucha decisión los negros de las fotografías en el programa de edición; los blancos, por contra, aparecen casi igual en las placas que en su digitalización.

Y ya sin más rollo, estas son las imágenes que os traigo. A mi parecer, los resultados están bastante bien y la Retropan 320 responde a ese carácter de otros tiempos con el que Foma anuncia la película. Espero os gusten a vosotros tanto como a mí.

dsiliceo diapositiva retropan 320 slide blanco y negro black and white

 

dsiliceo diapositiva retropan 320 slide blanco y negro black and white

 

Gracias por leer.

De paseo por La Encarnación

Hola a todas y todos de nuevo.

Cuando la semana pasada digitalicé las diapositivas de la salida que hicimos por Letur un grupo de colegas, aproveché para digitalizar también las placas de otras dos salidas y guardarlas en el ordenador esperando pacientemente su momento de ser procesadas y mostradas; éstas que os traigo ahora, de fecha 16 de Octubre, son de otro paseo en solitario por la pedanía caravaqueña de La Encarnación, núcleo rural muy pequeñito junto al río Quípar, que aúna en su paisaje manchas dispersas por aquí y por allá de bosque mediterráneo entre doradas áreas onduladas de campo puramente castellano, un sitio ideal para perderse unos días con los primeros fríos del otoño y descansar en silencio casi absoluto al caer la tarde, oliendo a miel y leña, bajo un cielo negro negrísimo, limpio limpísimo.

Según me contó un parroquiano que salió a mi encuentro y se paró a hablar conmigo durante mi paseo, al tiempo que me indicaba hacia dónde caminar para hallar los rincones más pintorescos de la zona, las tierras en las que se aposenta La Encarnación pertenecían ya a principios del siglo XX a un farmacéutico de Murcia que, junto su mujer y las hermanas de ésta, partieron en algún momento del siglo XIX a hacer fortuna en Cuba. Pero tras el desastre colonial de 1898, volvieron a su grandiosa finca de Caravaca de la Cruz con el fin de vivir en ella y de ella. Este hombre que buscó la fortuna en ultramar —y de quien no he sabido encontrar nada en internet— al irse haciendo mayor y ver su vida resuelta, fue generosamente regalando a sus trabajadores parcelas de tierra como premio por jubilarse de la dura vida en el campo.

Sin embargo, algunas partes de su finca las cedió al municipio. Tal es el caso de la ermita que podéis ver en la primera imagen, ermita que mandó construir para poder enterrar a su mujer y dos hermanas cuando llegase el momento; si uno entra en la pequeña capilla puede ver en la parte central de la nave sus tres lápidas en el suelo, una al lado de la otra.

Sea como fuere, aquel parroquiano que salió a mi encuentro, y cuya mujer desciende directamente de la familia del farmacéutico, dice conservar en su casa por herencia libros viejísimos «cuyas páginas se deshacen en polvo si las quieres tocar» y que demuestran de principio a fin toda aquella historia que me contó paseando por La Encarnación una tarde de mediados de Octubre de 2015.

De aquel paseo al caer la tarde y de apenas dos horas de duración me traje un total de cuatro clisés que, como podéis observar con facilidad si os fijáis en las sombras más profundas, poseen los mismos fallos de proceso que apunté en mi entrada referida a Letur. Una verdadera lástima.

En cualquier caso, creo, unos simples errores de fotógrafo aficionado no deberían estropear una fructífera caminata sazonada con una interesante historia de viajes y modos de vida que, claramente, son de otra época, ¿no creéis?

Ojalá os gusten las fotografías.

fomapan 100, rodenstock geronar, caltar, dsiliceo, La Encarnacion, Caravaca de la Cruz, diapositiva, slide, blanco y negro, b&w

 

fomapan 100, rodenstock geronar, caltar, dsiliceo, La Encarnacion, Caravaca de la Cruz, diapositiva, slide, blanco y negro, b&w

 

fomapan 100, rodenstock geronar, caltar, dsiliceo, La Encarnacion, Caravaca de la Cruz, diapositiva, slide, blanco y negro, b&w

 

fomapan 100, rodenstock geronar, caltar, dsiliceo, La Encarnacion, Caravaca de la Cruz, diapositiva, slide, blanco y negro, b&w

 

Gracias por leer y mirar.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores