Fotografía tradicional y personal

Etiqueta: Isolette

Paseo por Valencia

by Domingo A. Siliceo

Hola a todas/os de nuevo.

El pasado domingo primero de diciembre, quedamos una serie de amigos y colegas, algunos del foro Manualens, otros compañeros de algún otro y alguno también que iba por libre, pero todos, al fin y al cabo, colegas aficionados a la fotografía química o analógica. No buscábamos nada en concreto; queríamos tan sólo pasear, hablar y disfrutar un rato los unos de los otros y todos a la una hablando de eso que tanto nos gusta: la fotografía química.

El hilo de Manualens en el que se fraguó la idea y al que rápidamente se apuntaron un buen puñado de gente es éste; la foto (digital) grupal de todos los asistentes y cuyo autor es Alfredo Blanquer, es la que sigue

enlace externo

Hablando propiamente del paseo, la mañana fue en general de una calidad de luz bastante mala para mi gusto particular, con un cielo gris y plomizo hasta mediodía, sin contraste, sin sombras ni texturas que permitieran sobresalir a las grandes cualidades que diferencian las emulsiones de blanco y negro frente a las de color; una mañana pésima para exponer pelicula de ISO 100, en resumen. A partir de la hora del aperitivo empezaron a aparecer algunos claros en el cielo que permitieron aberturas de diafragma mejores y/o velocidades de obturación de mayor comodidad.

Yo acudí con un rollo de Ilford FP4+ cargado en la Isolette recién reparada. En mi ánimo estaba (y está) el conocer tanto como pueda esta cámara fantástica y aprender qué me puede aportar y cómo ella me puede ayudar a crecer, después de la travesía del desierto que ha supuesto probar probar y probar otras máquinas y otros sistemas sin encontrar nada que me motive especialmente. El formato de negativo que termina la Isolette permite un número pequeño, aunque quizá ideal, de exposiciones (doce) y un tamaño de imagen final suficientemente generoso (56 mm. por 56 mm.) para conseguir unos buenos negativos, base de todo positivo; no hay que olvidar que mi objetivo final es conseguir una copia en papel, la impresión de una fotografía en blanco y negro.

El paseo por las calles del centro de Valencia estuvo fantástico. Conocí rincones que nunca antes había visto y disfruté muchísimo de la compañia de gente a la que no veía desde hace mucho tiempo, todo en un ambiente de camaradería y de intercambio de opiniones, de esos que ayudan a que la afición que nos une siga creciendo con excelente salud.

Las fotografías que expuse, seis en total, han quedado más o menos bien. Lo que ocurre (y puede que sea una asignatura pendiente) es que aún no consigo digitalizar de manera satisfactoria con el escáner aquellos negativos que necesitan un procesado digital más cuidado y trabajado; los que han sido expuestos suficientemente bien, pero, sí que me dan para una copia digital presentable que me permite compartir los resultados. Sin embargo, estoy convencido que a la hora de pasar esos negativos a papel el resultado que quiero es más fácil de conseguir.

Para que podáis evaluar correctamente las fotografías que os voy a mostrar a continuación, quiero remarcar el hecho que el revelador utilizado es el ID-3, un revelador de formulación abierta creado por Ilford en algún momento previo a la II Guerra Mundial (no he encontrado una fecha más exacta), un revelador muy suave origen del D-165, base a su vez del que se comercializó como Kodak Selectol Soft (ahora ya no en tiendas, pero al menos en 2008 aún se podía comprar en formato polvo para mezclarlo uno mismo), un revelador que huye de la idea fundamental de nitidez y busca un ambiente brumoso, un revelador que muchos utilizan también para revelar papel consiguiendo tonos cálidos aumentando la dilución, un revelador, en fin, que da a las imagenes ese aire de fotografía antigua e imprecisa que busco y que tanto me gusta conseguir. Quizá, alguien pensará que debe ser un buen revelador para utilizar principalmente en retratos, y seguramente tiene mucha razón, pero yo quería comprobar qué tal se comporta el ID-3 con algo mucho menos glamuroso que el retrato: me refiero a la fotografía urbana.

También acerca de este revelador tengo planteada una incógnita que espero poder despejar muy pronto: si revelo primero el negativo con un revelador suave y luego el positivo con un revelador normal, ¿el resultado es el mismo que si revelo primero el negativo con un revelador normal y luego el positivo con un revelador suave? ¿El orden de los factores altera el producto?

Estas son tres de las seis fotos que expuse durante el paseo; son, como os he comentado, digitalizaciones de los negativos: muy posiblemente alguna de ellas termine impresa en papel baritado, que es como mejor lucen. Espero os parezcan interesantes.

Imagen externa

título   —   “Valencia bikes”
película   —   Ilford FP4+
formato   —   6×6
objetivo   —   Apotar 4.5/80mm
diafragma   —   f/11
tiempo exposición   —   1/100 seg.

 

revelador película   —   ID-3
tiempo de revelado   —   15 min a 20° C.

 

papel   —  
revelador papel   —  

 

situación geográfica   —   39.47422,-0.37671

Imagen externa

título   —   “Plaza de La Virgen”
película   —   Ilford FP4+
formato   —   6×6
objetivo   —   Apotar 4.5/80mm
diafragma   —   f/5.6
tiempo exposición   —   1/25 seg.

 

revelador película   —   ID-3
tiempo de revelado   —   15 min a 20° C.

 

papel   —  
revelador papel   —  

 

situación geográfica   —   39.47642,-0.3752

Imagen externa

título   —   “Jardín de la Generalitat”
película   —   Ilford FP4+
formato   —   6×6
objetivo   —   Apotar 4.5/80mm
diafragma   —   f/4.5
tiempo exposición   —   1/25 seg.

 

revelador película   —   ID-3
tiempo de revelado   —   15 min a 20° C.

 

papel   —  
revelador papel   —  

 

situación geográfica   —   39.47644,-0.3759

Gracias por leer.

Un par de notas

by Domingo A. Siliceo

Hola de nuevo.

Saltándome un poco el aire didáctico que pretendo que tengan siempre mis entradas en el blog, hoy quiero hacer un par de escuetas anotaciones a pie de página por si a alguien le pueden interesar.

Nota número 1.

Tal y como conté en el foro de Manualens, la cámara de película en formato 120 Agfa Isolette de la que soy felicísimo y orgullosísimo propietario se me fue al suelo hará, por estas fechas, unos dos años. Aunque la primera impresión fue (tal y como contaba en el enlace del foro antes citado) que la cámara no había sufrido ningún daño, lo cierto es que con el paso del tiempo el obturador tipo Pronto (el que monta mi Isolette, a diferencia de los listados en la página de «camera-wiki.org», es capaz de abrir y cerrar el diafragma a cuatro distintas velocidades —1/25 seg., 1/50 seg., 1/100 seg. y 1/200 seg.— además de «modo B»), el obturador, digo, empezó a agarrotarse progresivamente hasta el punto de hacer incómodo el uso de la cámara (debía usar un tapon de goma para fregadero a modo de tapa de objetivo y, antes de cualquier exposición, dar movimiento varias veces seguidas a la placa metálica interna de la máquina que acciona el disparador del objetivo con el fin de asegurarme que no iba a quedarse atascado el obturador. E incluso de esta manera, a veces seguía fallando, de tal manera que arruinaba o inutilizaba la toma). Por ello, una vez pasado el verano, decidí acudir a un mecánico con el objeto de revisar el obturador y ponerlo a punto.

Me puse en contacto con un par o tres de sitios, pero de alguna manera de todos ellos tuve la impresión que una cámara así, mecánica, antigua, quizás desconocida para ellos, les molestaba, porque todos respondieron a mi consulta con evasivas o inconcreciones. Al final, pregunté a mi amigo Antonio sobre un mecánico de Cartagena, Pepe Garre, de quien había oido hablar muy bien a otros compañeros, pero que era incapaz de encontrar buscando por mí mismo en internet. Antonio me facilitó rápidamente el teléfono cuando comentábamos de este y de otros asuntos una tarde encontrándonos de charla él, Manolo Portillo y yo en la gasolinera por la que solemos vernos de tanto en tanto para tomar café, una cerveza o una copa de Constitución, afamado coñac murciano elaborado en la localidad de El Palmar por Destilerías Bernal.

Llamé a Pepe Garre al día siguiente y fue muy fácil acordar una cita con él para que recogiera mi cámara, ya que Pepe acude, martes sí martes no, a las tiendas de Climent en Murcia ciudad a recoger material que le hayan dejado para reparar. Nos vimos y brevemente le expliqué qué le pasaba a mi cámara, detallándole por qué la Isolette no funcionaba como debía. Pepe me pidió que le llamase en unos días y me daría presupuesto. Pero muy pronto él mismo me mandó un mensaje a mi móvil diciéndome lo que había encontrado y el coste del trabajo. Me pareció bien y le di el visto bueno a la reparación. Pepe me dijo que si no quería recoger yo mismo mi cámara en Cartagena, en dos semanas la tendría de nuevo en mis manos cuando él volviese a pasar por Murcia.

La reparación me ha costado 40,00 euros y ha supuesto un desensamblado del obturador, repaso de sus mecanismos y engrasado, comprobación de las velocidades de obturación (sin necesidad de modificar nada ya que las velocidades trabajaban correctamente) y, claro, ensamblado de nuevo. Sé de buena tinta que un trabajo de estas caracterísiticas puede costar de dos a tres veces más en el taller de algún mecánico europeo con pedigrí.

La Isolette funciona muy bien ahora. Aún no la he probado completamente, pero por las sensaciones que me ha transmitido esta mañana mientras exponía cuatro fotografías por el antiguo Cuartel de Artillería, junto al río Segura, para ir probando, los movimientos son muy finos y precisos; por supuesto, el obturador ya no se queda agarrotado, pero es que incluso el ruido al obturar es más suave. Estoy muy contento de la decisión de haber acudido a Pepe.

Es posible que, como me comentaron en Dinasa, donde también pedí presupuesto, una solución más económica fuese el olvidarme de esta cámara y comprar otra por internet, pero ¿y el valor sentimental que tienen las cosas? ¿qué hacemos con él?

 

Nota número 2

Al hilo de moverme para entregar la Isolette al mecánico, el primer martes cuando iba a entregar la cámara hube de esperar un buen rato en Climent, tal y como ya he contado. Alli vi productos relacionados con la fotografía química muy bien de precio, mejor incluso que en algunas famosas tiendas de Alemania o Reino Unido que operan a través de internet.

En Climent tienen solamente marca Ilford, papeles RC y químicos para revelar y fijar, y no de todos los modelos. El Ilfosol está al mismo precio que comprado por internet y el Microphen 0,50 euros más barato; el papel RC Multigrade, en tamaños de 10×15, 18×24, 24×30 e incluso 30×40, también al mismo precio céntimo arriba o céntimo abajo. También tienen material de la casa AP como tanques de revelado, cilindros, pinzas, faroles de seguridad, etc. En general, todo igual o mejor de precio que a través de internet.

No comento esto porque quiera hacer publicidad. Lo que pienso es que quizás hay tiendas de toda la vida con artículos fotográficos que no saben cómo vender y que pueden estar muy bien de precio y nosotros, por esclava comodidad, preferimos siempre mirar hacia internet.

Gracias por leer.

Agfa Isolette III

by Domingo A. Siliceo

Hace mucho tiempo que no escribo nada aquí, pero no será por ganas.

Os dejo una foto de mi última adquisición

dsiliceo Agfa Isolette

Espero dentro de muy poco tiempo poder subir alguna foto hecha con ella.