Retropan 320: primeras pruebas.

por Domingo A. Siliceo

Hola a todas y todos de nuevo.

El fin de semana pasado salí por la tarde a dar una vuelta intentando utilizar los últimos rayos de la mejor luz que tiene el día con el fin de exponer mis primeras placas de Foma Retropan 320 e intentar procesarlas como diapositivas. El resultado de aquel breve paseo por los alrededores de Orihuela lo podéis ver en forma de dos placas un poquito más abajo, justo pasando los monótonos párafos técnicos que vienen a continuación.

Dado que la emulsión era completamente nueva para mí, lo primero de todo era decidir el índice de exposición para la Retropan 320. En mi opinión, Foma siempre ha pecado ligeramente de optimismo respecto los ISO de sus películas; por ello, pensé que un índice de 160 era un posible punto de partida válido y, a la vista de los resultados, creo que no ando muy desencaminado.

Con los clichés ya expuestos, el siguiente obstáculo que superar era decidir qué tiempos y concentraciones utilizar con el primer revelador, ya que, al ser la Retropan de un teórico ISO mayor —320, según el fabricante—, más que probablemente los tiempos de revelado que vengo utilizando habitualmente para la Fomapan 100 suponía iban a quedar algo cojos. Para encontrar ese punto de partida, decidí utilizar la regla aquella de incrementar un 50% el tiempo de procesado por cada paso de sensibilidad aumentado; es decir, que —por supuesto, siempre manteniendo la temperatura y la dilución del revelador constantes— si a una película de 50 ISO le doy un tiempo de seis minutos, a una de 160 ISO debía darle unos doce minutos como estimación primera.

Las concentraciones, temperaturas y diluciones del resto de líquidos del proceso, en un primer momento, decidí que fuesen los mismos que con la Fomapan 100, aunque albergaba mis dudas con el delicado y decisivo paso del blanqueado. La segunda exposición de la placa a la luz —del flash en este paso, recordad—, rigurosamente igual que con la Foma 100.

Otra decisión que tomé fue la de no preparar fijador con endurecedor para ver si esta emulsión es tan débil como su hermana. Sobre este punto, decir que, tras los lavados a conciencia que últimamente doy a toda mi película como paso final de todo procesado, la gelatina de la Retropan 320 aparece a mi ojo como mucho más fuerte que la de la Fomapan 100. En consecuencia, y siempre en mi opinión, la Retropan 320 no necesita endurecedor.

Un último detalle técnico: tras la digitalización, hube de subir con mucha decisión los negros de las fotografías en el programa de edición; los blancos, por contra, aparecen casi igual en las placas que en su digitalización.

Y ya sin más rollo, estas son las imágenes que os traigo. A mi parecer, los resultados están bastante bien y la Retropan 320 responde a ese carácter de otros tiempos con el que Foma anuncia la película. Espero os gusten a vosotros tanto como a mí.

dsiliceo diapositiva retropan 320 slide blanco y negro black and white

 

dsiliceo diapositiva retropan 320 slide blanco y negro black and white

 

Gracias por leer.

Anuncios