Mi primer once mil

por Domingo A. Siliceo

Hola a todas y todos.

Hoy, día 19 de Marzo, San José para más señas —Día del Padre por estas latitudes—, festivo en varias localidades y en algunas Comunidades Autónomas —aquí también—, cuando me he conectado a internet a primera hora de la mañana he descubierto, casi por casualidad, que acababa de recibir la visita once mil en mi blog —sí: diez mil fue un número mucho más redondo, pero el día que eso sucedió debía andar yo un poco despistado—.

Son casi tres años intentando crear un espacio, casi mil días, y aunque la primera entrada ocurrió el 9 de Junio de 2010, dedicada a mi queridísima Agfa Isolette, no fue hasta el verano de 2012 cuando me mudé completamente desde Blogspot y empecé a intentar publicar, con una pizca de irregular frecuencia, aquellas entradas sobre el revelador D-76, sobre un lote de película Negra Pan NP21 o sobre algunas otras cosas que ahora leo con inquieta nostalgia. Casi tres años, a razón de poco más de once lectores diarios: algo menos que la página principal de Google, mucho más que nada.

captura de pantalla

 

Viendo las estadísticas de hoy, la probabilidad mayor es que ese usuario once mil haya llegado al blog desde México buscando información sobre el método del Papel Salado, pero también puede haberse conectado desde Andorra, Argentina o España en busca de… en busca de… igual incluso llegó a mi blog por error. Por desgracia para ella o para él, sea de donde sea y alunizase aquí por el motivo que alunizase, no tengo ningún collar de flores con el que agasajarle ni ningún diploma acreditativo con el que premiarle ni ningún descuento agresivo en el supermercado con el que obsequiarle. Mala suerte: ¡otra vez será!

Gracias por estar ahí y por seguir llegando.

Anuncios