Rollei Retro 80s + Rollei RLS -> 25 ISO

por Domingo A. Siliceo

Hmmmmmm… ¿qué hay de nuevo, viejos?

No sé si habéis leído mi entrada anterior, esa que versaba a través de unas diapositivas sobre el apeadero provisional que Renfe había construído mientras duraban las obras de la estación subterránea nueva y de la trinchera para el encauzamiento de la vía del tren a su paso por Orihuela.

Bien, pues como resulta que ese apeadero estaba programado ser fabricado mucho antes de su entrada en servicio —lógicamente—, en Enero de 2011 me acerqué a aquellos terrenos aún vírgenes con la idea de exponer el que entonces fue mi segundo carrete de película. Se trataba de un Rollei Retro 80 que había comprado poco antes en Macodirect con total desconocimineto de causa; una película descendiente —si no la misma, sólo que reenvasada— de la Agfa Aviphot Pan 80 (PDF, en inglés), película de reconocimiento aéreo de muy alto contraste y base transparente —que, todo sea dicho, me han comentado que se escanea fatal precisamente por tener la base transparente—. De aquella película expuse sobre unos quince carretes de los veinte que compré como lote en su día; los cinco que no expuse los vendí porque me cansé —tan injustificadamente como me encapriché— de la Retro 80.

Poco antes de ir a exponer ese carrete ya me había hecho con una Nikon FM10, una cámara reflex completamente mecánica fabricada por Cosina y que hoy en día aún comercializa Nikon a través de, por ejemplo, B&H Photovideo —la única carrete de Nikon, si no estoy equivocado— a un precio irreal, absurdo, ilógico, desorbitado. Los objetivos que había ido comprando para la FM10 eran los maravillosos y recomendables Nikkor Ai-s 2/24mm y Nikkor Ai-s 2/85mm, objetivos que terminé vendiendo, algo de lo cual estoy tremendamente arrepentido —imagino que por ser los primeros les tomé un muy especial afecto, y el teórico gran valor que todavía hoy en día les otorgo está más en consonancia con el cariño que se mantiene vivo en mi memoria que no con el valor real óptico—.

Volviendo a las fotografías de hoy, este carrete lo procesé con el Rollei RLS, un revelador de grano muy fino y precio muy alto que trabaja a 24°; el Rollei RLS es descendiente directo de un revelador del que hoy en día aún no conocemos su fórmula: el CG-512. Cuesta encontrar información sobre este revelador en internet.

A modo de comparativa muy rápida, un litro de Rodinal está sobre los 20 euros y el de HC-110 sobre los 22 euros contra los 30 euros del RLS, pero es que un litro de Rodinal o de HC-110 pueden utilizarse en diluciones aproximadas de 1+30 —o más— mientras que el RLS ha de utilizarse diluido 1+4. La diferencia de precio por revelado es grande.

Y ya no me enrollo más: estas son las imágenes que os traigo hoy. Todas ellas son ya irreptibles, pues el espacio salvaje que ocupaban ha sido arrasado, transformado y presuntamente civilizado para un apeadero de tren cuya vida útil ha sido de unos dos años y medio. Falta por ver cómo se resuelve ahora el desmontaje de tanto hierro y hormigón y en qué condiciones se devuelve el espacio a los ciudadanos. Espero os gusten las fotos.

apeadero renfe Orihuela

 

apeadero renfe Orihuela

 

apeadero renfe Orihuela

 

apeadero renfe Orihuela

 

Eso es to… eso es to… eso es todo, amigos.

El blog en papel

Esta entrada también está disponible en formato PDF para que te la puedas descargar y leer impresa en papel, si quieres.

El fichero PDF se puede distribuir y/o reproducir libremente.

Anuncios