Greg Hindy: un viaje en solitario

por Domingo A. Siliceo

Hola a todas y todos de nuevo.

Aunque nunca le he dedicado una entrada en el blog, no sé si alguna vez os he comentado lo de este chico, Greg Hindy, que ha estado desde el 9 de Julio de 2013 en un viaje personal a pie cruzando los EEUU —no en línea recta, sino en un calculado zigzag— mientras hacía fotos con su cámara para placas de 4×5 pulgadas.

Greg Hindy

 

Bien, la hazaña de Greg concluyó el pasado 23 de Diciembre, hace apenas diez días, cuando llegó de nuevo a su hogar en Nashua, New Hampshire, una relativamente pequeña ciudad de poco más de 85.000 habitantes situada al noroeste de Boston. Aunque en un principio la aventura se planteó únicamente como un recorrido costa a costa desde Boston hasta Los Angeles, algo muy norteamericano, finalmente Greg decidió incluir el regreso a casa dentro de su andanza, si bien esta vez el itinerario de vuelta fue mucho más directo que el de ida. En este mapa podéis visualizar la ruta seguida por Greg completa y en detalle.

La primera parte del trayecto terminó el 9 de Julio de 2014, el día de su 23 cumpleaños y justo un año desde que empezó su periplo, tal y como estaba previsto. En California descansó unas dos semanas, emprendiendo el camino de vuelta la última semana de Julio de 2014 con una ligera modificación en las premisas con las que inició la ruta: por alguna causa que no tengo del todo clara, esta vez había decidido olvidar el silencio y volver a hablar cuando fuese normalmente necesario —no obstante para mí es un hecho tan anecdótico y carente de interés como el contrario—.

 

Han sido en total 534 días, unas 1500 fotografías en blanco y negro —que periódicamente iba enviando por correo postal a su domicilio— y otras aproximadamente 360 en color de las que un laboratorio profesional se ha ido encargando de revelar a medida que Greg iba enviándolas por lotes. Este procesado paulatino también ha servido para comprobar que el equipo —fuelle, obturadores, fotómetro…— trabajaba como era de esperar, lo que desterraba la posibilidad de un desastre; imaginaos qué hubiera pasado si en el albor de su aventura hubiese habido algún fallo en el instrumental fotográfico y no se hubiese descubierto hasta el final.

Me parece importante destacar que la financiación para el recorrido la obtuvo a través de un proyecto Kickstarter al que 130 personas contribuyeron con un total de 8.229 dólares americanos. Dicho proyecto se creó y se cerró —con éxito, of course— antes de que comenzase la travesía. Las recompensas iban desde una hasta varias fotos impresas en chorro de tinta, variando el tamaño de éstas desde 10x13cm. hasta 40x50cm. No he encontrado referencias a si esos 8.000 dólares han sido suficientes o si bien ha necesitado más ayuda de cualquier tipo.

Su padre creó y administra un grupo dentro de Facebook. En un primer momento pensé que, quizás, podría ser interesante incorporar en esta entrada algún comentario, dato o anéccdota que se hiciese dentro de dicho grupo, pero al comprobar que era un grupo cerrado y al ser ésta una entrada de poco calado en el blog he preferido dejar estar el asunto.

Y este es el enlace a la página de lfphoto.org —el servidor de este foro parece tener algún pequeño problema de sobresaturación, por lo que tened algo de paciencia si notáis retardo en la carga de páginas— en donde se ha hecho un seguimiento más o menos constante de su peregrinaje, en una animada conversación que, a ratos, ha derivado hacia otros temas que poco o nada tienen que ver con la romería de Greg —cosa de los foros: ya se sabe—. Hay tambieen en ese foro otra conversacioon referida a los viajes que se emprenden en solitario, esta en concreto, con curiosos y variopintos consejos, por si a algún aventurero le apetece leer.

La verdad es que tengo mucha envidia de Greg porque un viaje de este estilo ha sido siempre un sueño para mí: creo que puede llegar a ser una experiencia vital muy importante. Desde hace tiempo me planteo algo muy parecido en su concepto —si bien radicalmente menor en dimensiones— circundando el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel en una excursión que podría durar sobre los cinco o seis días. Tengo los mapas, el sitio, el equipo y el momento; a ver si en alguna de las próximas primaveras consigo que todos mis factores apunten en la misma dirección.

Gracias por leer y feliz 2015 a todos.

El blog en papel

Esta entrada también está disponible en formato PDF para que te la puedas descargar y leer impresa en papel, si quieres.

El fichero PDF se puede distribuir y/o reproducir libremente.

Anuncios