Tanque de revelado CombiPlan

por Domingo A. Siliceo

Hmmmm… ¿Qué hay de nuevo, viejos?

Hace unos días, repasando mentalmente las entradas que había en este blog, caí en la cuenta que nunca antes había escrito nada sobre el tanque de revelado que utilizo para placas de 4×5 pulgadas: el HP CombiPlan. Dejadme que os cuente un poco.

De los varios posibles métodos de revelado para placas, el tanque es sólo uno más; así como para formatos de película más pequeños casi no se emplea otro método, para placas uno puede servirse de un tanque de revelado —hay varios formatos y materiales—, de una bandeja de las que se dedican para imprimir papel en el cuarto oscuro —si es el caso, no olvidéis poner la emulsión de la película hacia arriba; éste es un método recomendado y utilizado por famosos fotógrafos de hace cincuenta años—, de tubos BTZS —un sistema cargado de lógica y sencillez pero que requiere tiempo, cariño y estar mucho por el procesado, algo que parece estar en disonancia con los tiempos que corren— o de una aparatosa y costosa procesadora Jobo.

Por explicarlo muy rápido, el que para procesar placas se suelan utilizar otros métodos que los sencillos tanques de los formatos menores se debe principalmente al excesivo tiempo necesario para llenar de líquido el tanque, hecho que puede provocar una gran diferencia en el revelado entre un extremo de la placa —el primero que recibe el líquido— y su opuesto —el último que recibe el líquido—.

Pero a mi modo de ver, para 4×5 pulgadas el tanque es aún una buena herramienta de trabajo; incluso en color, donde los tiempos de los diferentes pasos suelen ser casi siempre cortos y las diferencias de tiempo pueden ser difíciles de resolver. Por ello decidí rescatar las fotos de mi tanque HP CombiPlan que subí hace bastante tiempo al foro en el que antes participaba y escribía, copiar los datos que pudieran haber allí y pegar todo ese conjunto de información aquí, modificando, actualizando o ampliando el texto en lo que pudiese.

Afortunadamente las fotos sí estaban, por lo que ha sido cuestión de ponerme a redactar las notas que podéis leer seguidamente y en las que intento explicar algo del propio tanque y algo de mi experiencia con él.

tanque CombiPlan 4x5

tanque tank combiplan 4x5

tanque tank combiplan 4x5

 

El robusto cuerpo rectangular del tanque y las válvulas superior —en la tapa— e inferior —a pie de tanque para evacuar los líquidos— están hechos de acrilonitrilo butadieno estireno (ABS), mientras que la tapa es mucho más flexible, como por otra parte es lógico ya que debe adaptarse al perímetro de la boca del tanque haciendo las veces de tapa y junta. El portaplacas —en la tercera imagen; ajustable para 4×5 pulgadas y 9×12 centímetros, además de otro tamaño aún más pequeño que no he identificado (de aquí precisamente, de su capacidad para aceptar varias medidas en un sólo tanque, viene el nombre de «Combi»)—, desmontable en su totalidad, y las guías para cargar la película en la oscuridad —pie de la primera foto, entre el portaplacas y las válvulas— son de un material plástico mucho más sencillo aunque igual de ligero.

A la hora de trabajar, hay dos sistemas para conjugar el llenar el tanque de líquidos con el introducir la película ya cargada en el portaplacas: una, vertiendo el líquido a través del embudo dentro del tanque cerrado con la película cargada en su interior —líquidos sobre película— y dos, en la oscuridad, con el tanque lleno de revelador y abierto, introducir el portaplacas cargado dentro del tanque —película sobre líquidos—; luego se cierra éste y ya se puede manipular con normalidad a la luz del día.

Según lo que he leído por internet, parece que es común a todos el tardar entre veinticinco y treinta segundos en llenar el tanque si se utiliza el sistema del embudo y unos quince segundos en vaciarlo —paso y modo ineludible—. Por ello, el tanque CombiPlan no es adecuado para revelados cortos, ya que el tiempo de llenado y vaciado supondrían una buena parte del tiempo total de procesado y acabaríamos teniendo un revelado con resultados desiguales en la finalización de las placas.

Por lo demás, es difícil encontrar algún usuario insatisfecho y el CombiPlan, idéntico en cualquiera de sus modalidades a lo largo de su historia, es una herramienta excelente para el procesado de placas de 4×5 pulgadas: un útil altamente recomendable.

La historia que sigue a continuación es un resumen de varios mensajes que, glosados a través de internet, narran el ir y venir de estos tanques, sus moldes y su nombre comercial.

Sin entrar en muchos detalles, el tanque CombiPlan fue ideado por un tal Krause en Alemania, un señor aficionado a la fotografía tanto en placas como en 35 mm. o en formato medio, con la idea de tener un método para poder procesar sus fotos. Tal método lo desarrolló en el sótano de su casa —Steve Jobs no fue tan pionero en según qué cosas— allá por los años 40 del pasado siglo XX. En algún momento más tarde, Krause vendió su sistema a Gepe, quien lo mantuvo hasta 1979. En ese año, Gepe cambió de distribuidor de sus productos para Estados Unidos, siendo Braun el elegido. Pero resulta que Braun ya distribuía Paterson, por lo que para no provocar un conclicto de representados Braun decidió no llevar el sistema Combina a Estados Unidos —todo y que era más completo que el de Paterson—. Como consecuencia y como oportunidad de mercado, Gepe vendió entonces el sistema Combina a HP Marketing Corp., quien trasladó la producción de los tanques a sus instalaciones en Newark, Nueva Jersey, en 1983. Al poco se dieron cuenta que el sistema europeo de moldes de Combina no les valía —problemas de fabricación— y que era más costoso adaptarlo que… devolver la confección de nuevo a Gepe en Suecia. Esa producción ya de vuelta en Europa, sin embargo, apenas duró un par de años ya que, según se dice, alrededor de 1985 cesó definitivamente la producción y los moldes fueron destruidos.

Eso sí: el nombre comercial de «Combi-Plan» no cambió nunca desde que Krause lo bautizara de tal modo a pesar de semejante periplo.

A continuación, os dejo un díptico de hace algún tiempo editado por Linhof —deduzco yo— y dedicado a la familia de tanques para revelar fabricados por HP Combina en Suecia. El catálogo está ordenado de la primera página a la cuarta.

linhof combi plan HP combina tanque tank
linhof combi plan HP combina tanque tank        linhof combi plan HP combina tanque tank
linhof combi plan HP combina tanque tank

 

El tanque Paterson Orbital es otra opción que, si bien consume mucho menos líquido para procesar —dicen que puede trabajar con sólo 100 ml.—, cuesta de encontrar. Es también un producto descatalogado desde hace años. Yo nunca lo he tenido, por lo que no puedo asegurar qué tal es.

    

Por si os apetece leer algo más desde otro punto de vista, en este enlace hay un resumen bastante bien planteado de métodos para procesar placas de 4×5 pulgadas.

Espero os haya interesado de alguna manera.

Gracias por leer.

Anuncios