Feliz año nuevo

por Domingo A. Siliceo

Hola a todas/os de nuevo.

Esta va a ser mi última entrada en el blog este año 2013 ya que quiero dejar mi cabeza en barbecho unas semanitas. Por ello, voy a intentar hacer algo diferente a lo que normalmente hago: esta entrada es un breve resumen de las estadísticas del blog en 2013 y mi lista de ideas e intenciones para 2014. ¡Ah! y no hay fotografías.

Partiendo del hecho que estoy en la parte de WordPress en la que no se paga y que, como castigo, las estadísticas son más bien escasas, he querido mirar los sencillos números que me da el sitio con el objeto de recapitular y valorar qué tal camino llevo con esta cosa del blog. Si pienso que el cuaderno de bitácora empezó a andar durante noviembre de 2012 y que, justamente por ello, los meses de noviembre y diciembre del año 2012 pueden ser obviados, veo que este año 2013 llevo un total de 3.836 páginas vistas —a falta de dos tercios del mes de diciembre; una extrapolación de los datos aplicada a una previsión de visitas me llevaría a unas 4.000 páginas para el 31 de diciembre de 2013: un número bastante redondo—. Eso me da una media diaria de casi once páginas vistas, con un pico en el mes de mayo —480 páginas— y un valle en el mes de agosto —168 páginas—. Otra comparación podría ser la de los meses que se solapan —noviembre y diciembre tan sólo— de un año al otro; esta comparativa arrojaría que noviembre de 2013 dobla en páginas a noviembre de 2012 —360 contra 157— y diciembre de 2013 lleva, a falta de 20 días para cerrar el mes, las mismas visitas que todo diciembre de 2012 —198 contra 200—.

Con tan poca estadística, por un lado es evidente que no se puede pensar en extraer ninguna conclusión, pero por otro parece sencillo de ver que los números de visitas a mi diario de navegación mejoran en términos muy generales.

Para 2014 no me he planteado ningún cambio en la estructura del sitio. Tengo temas emborronados que quiero tratar, también ideas que seguir desarrollando porque ya las he tocado pero creo que no están suficientemente bien resueltas —Negrapan 21 y papel salado, principlamente; también la impresión tipo lith—, potenciar la presencia de las copias en papel sobre los negativos digitalizados, de manera que estos últimos casi casi desaparezcan pues su presencia, siempre a mi modo de ver, chirría en fondo con el espíritu que me impulsa a escribir es otro asunto pendiente. Me gustaría introducir el concepto de reportaje, algo que cuadra mucho con mi ilusión por explicar algo mediante fotografías con una adecuada presencia de datos que expliquen y apoyen las imágenes y que aporten información útil y/o curiosa, pero siempre interesante de alguna manera, a las personas que puedan leerlo; sin ánimo de ser periodista, pero sí de jugar al repórter Tribulete, un ejemplo de reportaje podrían ser las urbanizaciones que han quedado a medio hacer en el sur de la provincia de Alicante y por la Región de Murcia. Esto, además, entroncaría directamente con algo que me atrae cada vez más: el paisaje —mi amigo Manolo Portillo me decía ayer tarde mientras tomábamos café y gin tonics que la idea del paisaje ya no tiene ningún recorrido, que es un concepto completamente exprimido, muy trabajado por mucha gente, repetido y carente de cualquier emoción—.

Y algunas otras cosas más, pero el tiempo siempre es escaso, por lo que si consigo mantener lo que ya está en marcha y amplío con las ideas que he expuesto, afianzándolo todo con una buena redacción escrita —la calidad del texto es para mí muy importante—, dentro de un año, a finales de 2014, podré contaros lo satisfecho que estoy.

Gracias a todos los que me leéis, gracias a los que me escribís con dudas o con sugerencias, gracias a los que, en resumen, me apoyáis. Gracias a todos y cada uno de vosotros; ojalá que 2014 sea un año mejor para todos y seáis más felices y personas más grandes. Gracias a todos y feliz año nuevo.

Anuncios