Desmontaje de un Angulon 90 mm.

por Domingo A. Siliceo

Imagino que a muchos de vosotros esto os va a importar tres pimientos morrones, pero puede que a alguno, al menos, le sea curioso.

Por un tema que en su momento comentaré, esta mañana he desmontado los dos objetivos que tengo para Gran Formato. Por si alguno no lo sabe, en Gran Formato los objetivos, tal y como los veis montados en la cámara, son desmontables: el objetivo en sí —las lentes— va por un lado y el obturador va por otro. Aunque es un asunto de diámetros, se puede comprar un objetivo sin disparador —sería más barato— o un objetivo que incorpore su disparador. Si lo compras sin disparador porque ya tienes uno que te funciona bien, es posible desmontar las lentes que incorpora y montar otras.

La operación de montaje y desmontaje es muy sencilla. Sólo conviene tener a mano un tapón de fregadero de la medida adecuada —gracias por tus ideas siempre útiles, Jes— por si el grupo frontal se pone algo cabezón.

A continuación os muestro unas fotos de cómo es un Schneider-Kreuznach Angulon 1:6,8/90 mm. que, en paso universal, equivaldría a un angular de unos 24 mm. Estrictamente hablando, es un objetivo pensado para 9×12 cm. con lo que no cubriría las 4×5 pulgadas de una placa de esa medida, pero sí lo hace a costa de no permitir movimientos de los planos.

Las fotos.



el objetivo desmontado.
El obturador arriba, abajo a la izquierda el grupo frontal y abajo a la derecha el grupo trasero.


el obturador vacío
Éste tiene un diámetro de 29 mm. Podéis ver que su abertura mínima es f/32 y su velocidad máxima es de 1/500 seg.



en esta imagen veis claramente las láminas del diafragma hacia vosotros abiertas todo lo que el objetivo permite,
que es f/6.8, y las láminas del obturador detrás de aquellas.



 


dos imágenes del grupo trasero de lentes.



 


dos imágenes del grupo frontal de lentes.

Y no hay más. Se desenrosca para desmontar y se enrosca para montar.

Si algún día veis alguno de oferta en algún rastrillo, sabed que realmente son dos cosas las que compráis, y aunque las lentes puedan estar fatal, el obturador puede ser un pequeño tesoro.

Espero os haya interesado. Gracias por leer.

Anuncios