Perceptol

por Domingo A. Siliceo

El revelador Beutler, desarrollado a mediados del siglo XX por el fotógrafo y químico alemán Willy Beutler —parece ser que todo no está en la Wikipedia— es un muy buen revelador, sencillo y económico, para películas de ISO bajo, no superior a 100. Desde que lo empecé a utilizar con la Fomapan 100 para intentar conseguir buenos negativos de 4×5 pulgadas que poder utilizar con la técnica del Papel Salado y una vez expuesto a ISO 25 —ISO al que llegué a base de la técnica de prueba y error—, desde entonces digo, consigo negativos de buena densidad, imágenes no muy contrastadas, poco grano y un aire de otra época que se positivan muy fácilmente en mi ampliadora de condensador sin tener que utilizar ningún filtro de contraste.

Pero ¿qué puedo hacer si quiero conseguir lo mismo con una película de ISO más alto como la HP5+? Hasta ahora lo mejor que había conseguido era con un Ilford Delta 400 revelado con D-76 diluido en 1+3, aunque con un resultado demasiado limpio para mi gusto. Lo que yo quería era obtener aproximadamente el mismo resultado que la pareja Beutler/Fomapan 100 —o mejor, si pudiera ser— utilizando HP5+. Pero el D-76 me daba poca densidad —seguramente por mi culpa, por no revelar convenientemente— y usa la nociva Hidroquinona, así que quería otra cosa; mi idea era encontrar un revelador basado sólo en Metol que me sirviera tanto para ISO bajos como ISO moderados —con lo que me evitaría tener que preparar dos reveladores: uno para la Fomapan 100 y otro para la HP5+—.

Puesto a ello, buscando buscando, me encontré con la fórmula del Perceptol, un revelador basado en el D-23 y que utiliza el Cloruro de Sodio —sal común no iodada, porque el iodo es un restringente, es decir, un retardante del revelado— como ayuda para disolver los haluros de plata y, por tanto, favoreciendo que el resultado tenga grano más fino.

El Perceptol comercial incluye Tripolifosfato de Sodio para evitar precipitación de los componentes debido a la cal en el agua en que se diluyen los químicos y se prepara el revelador —el fabricante del revelador no puede saber de ninguna manera la calidad del agua en que el cliente va a disolver el revelador y ha de curarse en salud—. Hay comúnmente otros componentes que pueden estar en el Perceptol comercial —de igual manera que en otros reveladores comerciales— y que son inútiles pueden alterar de forma más o menos ligera los efectos del revelador pero que pueden estar presentes para conservar la disolución u otras propiedades químicas[1], como el Bisulfito de Sodio; estos componentes son alto secreto de los fabricantes. En la formulación casera no es necesario el Tripolifosfato de Sodio ya que se entiende que utilizamos agua destilada.

Microdol y su evolución, el Microdol-X, son la respuesta de Kodak a este revelador y los resultados son prácticamente idénticos. Microdol fue formulado por Richard W. Henn —ver ejemplo de patente sobre revelador formulada por él en este enlace (PDF, en inglés)—, empleado de Kodak y autor o participante en otros reveladores como el HC-110.

En el siguiente cuadro podéis ver cómo Ilford llega al Perceptol y Kodak al Microdol allá por 1970.

evolucion Perceptol

Ya hablando propiamente del Perceptol, el Metol, por sí mismo y como agente revelador, es mucho menos enérgico que la Hidroquinona. Esto trae a cuento un par de puntos:

  1. los negativos son menos contrastados y los tiempos de revelado más largos
  2. las películas reveladas sólo en Metol pierden velocidad, es decir, que si el fabricante nos informa que según sus pruebas una película tiene una sensibilidad nominal de por ejemplo 100 ISO, en un revelador que incluye sólo Metol como agente revelador deberemos medir la luz con ISO 50 ó ISO 64 en nuestro fotómetro —aunque luego revelemos como ISO 100— para conseguir los mismo resultados

Y también que

  1. el Metol es la mitad de caro que la Hidroquinona —unos 15 euros/kilo contra unos 30 euros/kilo—
  2. y, además, aunque puede provocar reacciones alérgicas en la piel en algunas personas —de momento, no en mí—, el Metol no es cancerígeno mientras la Hidroquinona sí lo es.

Comparativamente hablando, así se presentan algunos reveladores basados exclusivamente en Metol

      D-23         Stoeckler       Beutler       Perceptol  
Metol 7.50 grs. 5.00 grs. 10.00 grs. 5.00 grs.
Sulfito de sodio 100.00 grs. 100.00 grs. 50.00 grs. 100.00 grs.
Carbonato de sodio 50.00 grs.
Borax 10.00 grs.
Cloruro de sodio 30.00 grs.

Variaciones en el revelador

Con tan pocos componentes, las variaciones no pueden ser muchas.

  • parece ser que originalmente la cantidad de Metol era de 6,50 gramos, pero al aparecer películas con base más fina —como las modernas— se estimó poder reducir la cantidad hasta los 5,00 gramos
  • algunas versiones incrementan ligeramente la cantidad de Cloruro de Sodio hasta los 33,00 gramos. Pero hay que tener cuidado: un exceso de este compuesto pruede provocar lo que en inglés se denomina «dichroic fog»

El precio por litro de revelador sin diluir hecho en casa puede estar sobre los 0,60 céntimos de euro, mientras que comprado en botella a Ilford el litro puede estar sobre los 6,50 euros.

Por último, animaros a probar este revelador, presente en las tablas de DigitalTruth y en la información técnica de las películas Ilford.

Gracias por leer.

Edito:
He corregido lo escrito por sugerencia de Daniel Jiménez ya que, según comenta Ansel Adams en su libro «El Negativo», pág. 183, «”[El bisulfito de sodio] hace disminuir la alcalinidad, prolongando consecuentemente el tiempo de revelado y sometiendo el negativo a un contacto más prolongado con el sulfito sódico. El resultado es que el sulfito ejerce una acción disolvente adicional sobre las partículas de plata, realzando el efecto de grano fino pero con una pérdida adicional de acutancia.”». Mil gracias, Dani.

Anuncios