Pasarela sobre el río Segura

por Domingo A. Siliceo

Anteayer sábado anduve metido en el laboratorio revelando; negativos formato 6×6 y revelador D-163 preparado en casa. El plan inicial era conseguir dos fotografías: la primera, aquella que enviar a un intercambio de negativos en el que estoy apuntado en el foro de FADU con Trond, un noruego, y la segunda —y que más abajo os muestro—, una panorámica tomada hace cosa de dos meses en el cauce del río Segura.

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de tomar esta imagen. Algunos días de este pasado verano, paseando por Orihuela, me había fijado en el escaso caudal del río y había pensado en la buena oportunidad que representaba este triste hecho para bajar al cauce e intentar obtener alguna toma completamente diferente de la ciudad sin tener que recurrir a composiciones modernas. Así decidido, un día del pasado Septiembre, armado con la Nikon FM10 de 35 mm. y el Nikkor 1:2 24 mm., salté alguna valla cerrada con candado y bajé al cauce del río.

Caminar por el lecho de hormigón, consecuencia de las obras de encauzamiento de hace ya algunos años y cuyo objeto es evitar inundaciones por desbordamiento, es muy fácil en estos tiempos; la rambla —más que río— apenas trae una fina banda de agua que ni tan siquiera ocupa completamente los cinco o seis metros de amplitud que la obra dejó para su conducción en su parte más honda. Incluso con zapatillas planas de tela, teniendo tan sólo algo de tiento en no resbalar por los lodos que se amontonan salpicando aquí y allá el suelo seco, es posible dar largos paseos y no mojarse los pies; hay grandes claros por los que el agua no corre y, en vez de tener charcos de agua, el río Segura tiene a su paso por Orihuela amplios claros de cemento.

Tuve que andar unos 200 metros para llegar a la curva que véis en la imagen. Algunas personas que caminaban por encima de la pasarela me miraban curiosos, aunque nadie me llamó la atención. Tuve tiempo de medir la luz, de practicar algunos encuadres y de pensar cómo componer las imágenes. Aún así, no quise abusar de mi impunidad y en cuanto tuve hechas las fotos me marché de allí.

El papel usado es un Fomabrom 111 (hoja de características PDF, en inglés) y el revelador, tal y como he indicado, el viejo D-163 cuyo aguante, preparado y sin diluir, supera los tres meses en botella incompleta de HPED blanca —la de los yogures líquidos de marca blanca de algunos supermercados—; con este revelado he terminado lo que me quedaba de D-163 y el próximo revelador va a ser uno, en teoría, mucho más suave y de ambiente más cálido que, cuando tenga preparado, ya os comentaré. El Fomabrom 111 es un papel baritado brillo muy sencillo de manejar, muy bonito, con bastantes posibilidades y de precio muy contenido. No tiene el gramaje —o contundencia— de otros papeles ni la suavidad final al tacto, pero no perdáis la oportunidad de probarlo si es que aún no lo habéis hecho.

Los resultados finales de la sesión de revelado son, para mi gusto y nivel, bastante buenos y me motivan a seguir imprimiendo, aunque reconozco que debo aprender mejor algunas técnicas de nivel medio.

Decir que estoy probando el formato panorámico 2:1 que tan bien le sienta a un gran angular como el 24 mm.; es éste un formato casi exacto al de cámaras tipo Hasselblad Xpan. También estoy intentando recortar —o reencuadrar— según otros formatos más extremos, como el 2,33:1 ó el 2,66:1. Pero esto es harina de otro costal.

Y esta es, sin más, la fotografía. Tened en cuenta que lo que os enseño es la fotografía en papel escaneada, por lo que está la pérdida de calidad que da un escáner sencillo. Espero que de alguna manera os resulte interesante.

pasarela sobre el rio

título   —   "Río bajo pasarela"
película   —   Rollei Retro 100
sensibilidad   —   100 ASA
diafragma   —   f/8
tiempo exposición   —   1/15 seg.

 

revelador   —   D-76
dilución   —   1+3
tiempo de revelado   —   19 min. 30 seg.

Gracias por leer.

Anuncios