Reutilizar el fijador

por Domingo A. Siliceo

La última vez que tiraste el fijador por el desagüe, ¿por qué te deshiciste de él?

Quiero decir, ¿comprobaste empíricamente que el fijador ya no fijaba o es que de alguna manera llegaste a la conclusión que ese fijador ya debía ser ineficaz? ¿Te has dejado influenciar por la publicidad del fabricante y no te has molestado en comprobar su veracidad?

Estamos de acuerdo en que el fijador no es caro; bueno, de hecho podríamos estar de acuerdo en que, hablando en general, ninguno de los químicos básicos para revelar es caro, pero esa no es razón para desprendernos de algo que aún es útil, ¿verdad?

Precios de fijadores
€/ltr. diferencia
Ilford Rapid Fixer 1,64 172%
Agfa-Ag 1,08 120%
Tiosulfato Sodio (15%)            0,95
Tetenal Vario Fix 1,80 189%
Fomafix P 4,30 453%

Precios de una tienda electrónica como ejemplo; gastos de envío no incluidos.
Añadido el coste de 900 cc. de agua destilada para la preparación.
Coste por litro según dilución más económica.

Voy a contarte cómo lo hago yo para que, si crees que te puede ser útil mi método, lo utilices tú también. Voy a hablarte del método de la gota.

El método de la gota, aplicado al fijador, consiste en introducir un trozo de la película que vamos a fijar en el fijador que vamos a utilizar y cronometrar el tiempo que ese trozo de película tarda en quedar completamente transparente. Ahora bien, hay que fijarse en dos matices: uno, que la película es la que vamos a fijar y, dos, que el fijador es el que vamos a utilizar a continuación; no vale ningún otro fijador ni ninguna otra película. Por supuesto, la información que proporciona el fabricante del fijador o de la película tienen la misma validez que el pronóstico meteorológico a un mes vista.

Como entiendo que el revelado debe ser tomado con calma, yo siempre revelo la película, la paro con agua sola y, después de llenarlo con agua del grifo, dejo el tanque aparte para preparar el fijado. Es entonces cuando hago la prueba de la gota; con un trozo de carrete o de rollo, si hablamos de paso universal o de formato 120, o con una hoja desechada de la que voy recortando jirones pequeños según los necesito, si hablamos de hojas de 5×4 pulgadas, introducimos la película en el fijador y ponemos en marcha el reloj; cuando se ha eliminado completamente toda la emulsión, paramos el cronómetro y el tiempo lo doblamos. Ese, y no otro, es el tiempo de fijado hoy y ahora para esa película.

Utilizando este sistema siempre sabremos cómo rinde, si es que rinde, nuestro fijador.

Un ejemplo práctico. Preparé el otro día fijador pues iba a imprimir unas copias; una vez el fijador listo —Tiosulfato de Sodio al 15%— introduje en él un trocito de Fomapan 100 y controlé el tiempo que tardaba en ser eliminada toda la emulsión. El tiempo fué de 32 segundos. Es decir, que la Fomapan 100, con ese preparado específico, debe ser fijada en poco más de un minuto. Por aquello de comparar, hice la misma prueba con un trocito de Kodak TMax 100 que tenía reservado para esta ocasión; esta vez fueron 4 minutos y 33 segundos —¿cómo rayos puede el fabricante de cualquier fijador equilibrar tiempos para estas dos películas, por mucho que adviertan de doblar el tiempo de fijado teórico para estas TMax?— por lo que esta película debería ser fijada en poco más de nueve minutos. Para hacerlo más difícil, fijé papel y después volví a hacer la prueba de la gota con el fijador usado para la Fomapan 100 —no me quedaba más TMax 100, lo siento— obteniendo un tiempo de limpieza de 40 segundos.

O sea: este fijador, por muy mal aspecto que presente después de haber estado fijando papel baritado, un aspecto turbio y con color raro dentro de la botella, aún cumple perfectamente su cometido. Por ello, espero que la próxima vez que penséis en deshaceros del fijador comprobéis que, efectivamente, es cierto que ya no sirve.

Que los fabricantes de fijador me perdonen…

Anuncios