Historia de la Fotografía Valenciana

por Domingo A. Siliceo

El verano es un tiempo excelente para poner en marcha proyectos o cosas imposibles de hacer en cualquier otro momento del año. Es la única oportunidad que tenemos de poder dedicar ese tiempo de cosas imposibles a uno mismo —relajarse, hacer deporte, relacionarse, leer…— o dedicarlo a los demás. Personalmente, yo prefiero disfrutar de la compañia de mis hijos y desarrollar actividades encaminadas a su crecimiento personal y a intensificar y fortalecer la relación entre ellos y yo; por ejemplo, ir a la biblioteca del pueblo. 1, 2, 3… responda otra vez.

Muchas mañanas las dos mayores, y a veces el pequeñajo también, y yo nos vamos durante unas dos horas a la biblioteca pública Fernando de Loaces en Orihuela, dependiente de la Consellería de Cultura de la Generalitat Valenciana, situada en el Palacio de los Condes de Pinohermoso. La mayor está leyendo «Emma», de Jane Austin, mientras que la mediana se dedica a los libros de flores o los de animales; yo rebusco entre los de geografía o los de fotografía alguno diferente a lo que pueda tener en casa o, que en general por algún motivo, sea más inaccesible. En una de estas poco peligrosas excursiones entre estanterías me encontré con un libro grande, de tapas de piel oscuras y sin nada más que una mínima leyenda grabada en plata en lo alto de su portada: «Historia de la Fotografía Valenciana».

     Ficha del libro
     Título: Historia de la Fotografía Valenciana
Autor/es: José Huguet Chanzá
Editorial:     Levante — El Mercantil Valenciano
Año: 1990
Páginas: 324
ISBN: 84-87502-09-1

¿Cómo conseguirlo? como libro de segunda mano se puede encontrar en Iberlibro y también alguno en Todocoleccion.net, pero, curiosamente, estos usados son bastante más caros que comprándolo directamente en la propia editorial en la que hoy, 8 de Agosto de 2012, aún quedan ejemplares por 12€. Se puede contactar con la editorial a través de la dirección de correo electrónico levante.atencionalcliente@epi.es.

Se paga mediante transferencia bancaria y en pocos días está en casa a través de mensajería. La atención al cliente es rápida y eficaz.

Esta interesantísima obra —no dudo en calificarla así— patrocinada por Agfa, no fue editada originalmente allá por 1990 como libro en sí, sino como 16 fascículos coleccionables que ahora se pueden comprar ya encuadernados como uno solo.

El índice del libro detalla la siguiente disposición

  1. La prehistoria de la fotografía
  2. La época del daguerrotipo
  3. La fotografía sobre papel
  4. El auge de la fotografía en papel en Europa
  5. El progreso de la fotografía
  6. La expansión de la fotografía en la Comunidad Valenciana
  7. La popularización de la fotografía (1890-1910)
  8. Fotografía y comunicación de masas
  9. Un período creativo: 1910-1939
  10. La fotografía valenciana en la postguerra
  11. Los uultimos retratistas
  12. El pictorialismo
  13. La fotografía de prensa
  14. Los fotógrafos profesionales
  15. La fotografía como modo de expresión
  16. Fondo documental

José Huguet es autor completo de los ocho primeros temas, pero, a partir del noveno, otros historiadores de fotografía como José Aleixandre Porcar —autor también de «La Comunidad Valenciana en blanco y negro», de la editorial Espasa o «La fotografía en la pintura de los Benlliure», publicado por la Institució Alfons el Magnànim, de Valencia—, José Ramón Cancer —con una muy extensa bibliografía publicada por la Generalitat Valenciana y dedicada al estudio de la fotografía en la Comunidad Valenciana en aspectos tan concretos como el pictorialismo o el bodegón industrial—, José Merita —responsable de la página semanal de fotografía en el periódico valenciano El Levante desde Febrero de 1986 hasta Abril de 1989— o Juan Vergara —que llevaba una «sección regular» sobre fotografía desde Noviembre de 1985 en la revista Turia— ayudan creando parte de los otros 8 temas.

En cada una de sus 304 páginas hay numerosas fotografías y reproducciones, muchas en blanco y negro, algunas en color, representando técnicas tan distintas y distantes como el daguerrotipo o la holografía. Hay retratos, fotomontajes, collages, fotoperiodismo y, como no podía ser de otra manera en Valencia, algún fragmento cerámico.

Pero si alguna sección me ha cautivado es la dedicada en exclusiva a Agustín Centelles bajo el nombre «Agustín Centelles y su huida a Francia». En ella, además de la historia personal de este enorme fotógrafo, hay unas fotografías espeluznantes y sobrecogedoras que han de mirarse con detalle, cariño e intención de aprender de ellas.

Otra parte muy interesante del libro es el «Fondo Documental», a partir de la página 305, y en donde podemos acceder a una lista de fotógrafos valencianos y de otras poblaciones de la Comunidad no mencionados en el texto y hasta 1936, una lista de fuentes documentales organizada por capítulos, una bibliografía también organizada por capítulos, un índice onomástico en el que podemos leer todos los fotógrafos nacionales y extranjeros mencionados en el libro, una relación de fotografías y autores, una lista de archivos fotográficos utilizados y, por último, una muy breve cronología de la historia de la fotografía en la Comunidad Valenciana.

Este abundante «Fondo Documental» da muchas pistas de por dónde seguir buscando si alguien está interesado en conocer más.

En resumidas cuentas, éste es un libro muy bonito, delicioso de hojear, curioso de leer y estremecedor a veces de observar. Es un libro que debería tener cualquier Fotógrafo valenciano —he escrito «Fotógrafo» con «F» mayúscula— en particular y español en general para aprender de todos aquellos, que son muchos, y que antes que nosotros se preocuparon de desarrollar una actividad fantástica e imprescindible para entender la sociedad en la que vivimos.

Anuncios