Preparando fijador en polvo.

por Domingo A. Siliceo

Con el último lote de papeles que imprimí hace un par de semanas, agoté mis existencias de fijador. Hasta ahora, todo el fijador que había gastado había sido líquido y de la marca Rollei —fijador sin más—, pero en el último pedido que hice a Macodirect, tienda en línea alemana,—hace ya unos meses— me traje una cajita de fijador en polvo Tetenal. Mi idea era probar y ver qué tal funcionaba esto del fijador en polvo, dado el jaleo que tuvo Fermo con el suyo.

En teoría, la caja de Tetenal rinde 10 litros de fijador por poco menos de 15 euros, es decir, el polvo para preparar un litro de fijador cuesta 1,5 euros más 0,38 euros del litro de agua destilada. O sea, el litro de fijador por 1,88 euros (Ilford Rapid Fixer, en líquido, envase de 5 litros, sale por unos 4 euros el litro y Agfa Fix-Ag, en líquido, envase de 1,25 litros, sale por unos 9 euros el litro).

Dentro de la caja hay dos bolsitas, cada una de 500 gramos, muy bien etiquetadas, y un díptico con las instrucciones en un montón de lenguas. Todo muy claro y muy sencillo.

Esta tarde he abierto la primera de las bolsitas con la idea de preparar un litro de fijador. Para ello, he pesado y apartado un litro de agua y he separado 100 gramos de polvo de fijador en otro recipiente. En una segunda jarra, he separado unos 400 mililitros del total del agua y la he calentado en el microondas a unos 40 grados sin preocuparme mucho por la temperatura final. El fijador se ha disuelto excelentemente, muy rápido, sin problemas, sin restos ni posos; sólo he tenido que ir añadiendo poco a poco los 100 gramos de fijador en polvo al agua caliente mientras removía con una cuchara larga. Finalmente, he añadido el agua que me faltaba para completar el litro de fijador.

Este fijador de Tetenal no huele.

También en teoría, con la disolución 100 gramos de fijador en un litro de agua, los tiempos de fijado serían de entre 4 y 10 minutos según las instrucciones. Para asegurarme, he hecho la prueba de la gota. Pues bien, el fijador ha dejado transparente el poliéster en un minuto y medio: ¡fantástico!

La película que he revelado con el revelador en dos baños de Barry Thornton es una Kodak Double-X que me envió Raúl, un compañero de foro, con el intercambio de material de laboratorio. No es el primer carrete que revelo de ella, ya que Dani (puntocom) ya me había regalado un carrete cuando nos conocimos en el taller de Ràfol. Sin embargo, aquel primer carrete de Dani lo expuse a ISO 200, mientras que este segundo lo he hecho a ISO 250, usando el Tamron 1:3.5 17mm de Antonio y en la fiesta de cuadrillas de Barranda junto a Manolo.

Anuncios