Fotografía tradicional y personal

¿Imprimiría yo esa fotografía?

Hola a todas y todos de nuevo.

Ultimamente, cada vez hago menos fotos. No sé muy bien por qué —tampoco es que me haya vuelto tan exquisito, no os vayáis a pensar—, pero la realidad es que en todo el verano apenas habré expuesto ocho o diez fotografías con la Rolleicord si exceptuamos el rollo que tiré para el postrer intercambio de postales del foro FADU, las placas de cuatro por cinco pulgadas que obtuve de mi última visita a la casa de huerta que Fran tiene en Villajoyosa —ya os las enseñaré en otra entrada— y, eso sí, los muchos rollos de Fomapan con los que estoy intentando obtener diapositivas en blanco y negro, asunto con el que estoy ya durante todo este mes de Septiembre y que me tiene algo desquiciado.

La razón de tan pocas fotografías, si es que acaso hay que buscar alguna, se puede deber a que cada día tengo más formada la opinión de que, más allá de un simplista modo amateur, casi siempre es innecesario exponer un clisé si no hay un fin para ello. No, no soy un talibán: dejadme que os cuente.

Un día a mediados del pasado mes de Junio, por poner un ejemplo reciente, aprovechando que tenía un par de horas muertas salí a pasear un rato con la intención final de dirigirme a la Biblioteca María Moliner, alojada en el antiguo pero muy acertadamente restaurado hospital San Juan de Dios, en Orihuela, y que arquitectónicamente da el juego de unas paredes muy blancas y prácticamente lisas, un pequeño patio central dispuesto como un sencillo y austero claustro, con una fuente en medio y un tejado que, visto desde dentro del edificio, ofrece la visión de unas poderosas vigas de madera y la perspectiva de su altura.

Yendo hacia la bilioteca, pasando por la glorieta Gabriel Miró, en una calurosa y soleada mañana, había un hombre de color paseando con su hija junto las escalinatas del viejo quiosco, edificio destinado a la actuación de las bandas de música construído en… —por ser internet como es, hay diferentes fechas en cuanto a cuándo se construyó ese templete o pabellón, yendo éstas desde finales del siglo XIX a la década de los 20 ya en pleno siglo XX; y yo no sé cuál es la verdadera o ni tan siquiera la más atinada—. El asunto es que había en aquel lugar una composición que daba seguramete mucho juego fotográfico. Desde la distancia, al ver el motivo y la posible composición, me planté hacer la foto. Pensé en acercarme con tranquilidad intentando no estropear el momento y exponer. Medí la luz desde la distancia, justo desde el sitio en que fui asaltado por la idea de hacer la foto, tramé dos otres posibles encuadres… y entonces, involuntariamente, de manera refleja me pregunté: ¿imprimiría yo la foto resultante?

Imagen externa

Kiosco en la Glorieta Gabriel Miró, Orihuela

La verdad es que no, de ninguna manera, porque aquel hombre que paseaba por allí plácidamente con su hija en brazos no era nadie para mí y no veía ningún sentido a tener una foto en la cual él fuese el protagonista. Entonces, si tengo claro que no la voy a imprimir, ¿para qué voy la voy a exponer? Y no estoy apelando al coste económico del cliché —quien quiera comprar relativamente más barato, puede comprar Foma a muy buen precio y podrá despreocuparse en buena medida del coste de la imagen—: yo hablo del motivo de la fotografía, del negativo como medio y no como fin.

Puedo ser algo radical en mi planteamineto, lo sé, pero para mí es un fuerte planteamiento cargado de lógica y de razón teniendo siempre en cuenta mi objetivo final: tener una foto positivada en papel.

Quizás aquellos que prefieren la digitalización como destino final de las imágenes no tengan tanto reparo —o escrúpulos— en tirar película, en un flujo de trabajo tendente más a lo digital —por no discriminar a la hora de obturar y por la muy probable falta de criterio en el sujeto de la toma— que a lo químico.

Imagen externa

Sala infantil biblioteca María Moliner, Orihuela

Imagen externa

Interior biblioteca María Moliner, Orihuela

 

¿Qué sentido tiene exponer un negativo si no sentimos el motivo, si no somos capaces de imaginar un posible resultado final para aquella escena que se muestra frente a nosotros?

Luego me sobrevino la posibilidad de escribir sobre esto mismo e hice la fotografía para ilustrar la entrada, con el resultado que podéis ver arriba.

Gracias por leer.

Otras entradas posiblemente relacionadas de alguna manera

ByN en proceso inverso. Primer intento.

Hola a todas y todos.

Mi último capricho es conseguir diapositivas en blanco y negro. Para ello, me he hecho con los químicos necesarios —aquellos que aún no tenía— a lo largo del verano y he buscado algo muy moderno hoy en día, el micromecenazgo, para terminar de tener todo lo necesario y ponerme a ello: Javi, un buen amigo de Valencia sin galería pública de fotos que enlazaros —«javivi2002» en algunos foros—, ha contribuido a la causa aportando desinteresadamente un par de rollos de Shanghai GP3.

Pero poco puedo decir de momento, salvo que la Shanghai GP3 no funciona en proceso inverso y que, tras el largo, costoso y complejo proceso —dos veces abordado y dos veces fallado—, esto es lo que se obtiene:

Imagen externa

 

El asunto es que tras el contundente fracaso del primer par de rollos voy a cambiar de película y ya he encargado unos rollos de Fomapan 100 para volver a probar. La Fomapan 100 es una emulsión suficientemente probada que ya ha sido procesada de esta manera, por lo que con ella será más fácil conseguir diapositivas en blanco y negro.

Imagino que tardaré al menos un par de semanas antes que me llegue la película y pueda volver a intentarlo. Cuando así sea, os seguiré comentando.

Gracias por leer.

Nuevo intercambio de fotografías

Hola a todas y todos.

Recientemente participé en un nuevo intercambio de fotografías con otros miembros del foro FADU; mi cuarto intercambio, si no cuento mal. Yo recibí una foto de Francis Morrin hecha en la costa oeste de Irlanda, con un procesado muy británico —en algún momento he de escribir mis opiniones sobre los procesados tan marcados que vienen de un sitio u otro y sobre los procesados indefinidos o faltos de carácter o idea que vienen de otros—. La siguiente que os enlazo es la imagen a la que me refiero.

Imagen externa

 

La fotografía está tomada con una Canonet QL17 y tiene como motivo recordarnos la inhumana y bárbara tragedia que, relacionada con La Gran Hambruna Irlandesa que se produjo alrededor de 1850, tuvo lugar en el condado irlandés de Mayo y que se conoce con el nombre de Doolough Tragedy. Una fotografía, en mi opinión, cargada de significado y metáfora de lo cruel que puede llegar a ser el hombre con sus semejantes.

Más allá del tema histórico —que nunca debería caer en el olvido, por supuesto—, estos intercambios están muy bien, como ya he comentado alguna otra vez, por varios motivos: se puede ver de primera mano cómo trabajan otras personas, o comprobar el resultado de otros materiales —papel, película, revelador…—, también puedes intercambiar opiniones sobre tu trabajo con otra persona, intentar forzarte a hacer una foto pensada para otro, eludir excusas —¡por fin!— y montar el laboratorio e imprimir… En fin, muy bien.

Actividades físicas como ésta son lo que necesitamos en este mundo cuya existencia virtual es uno de los factores determinantes que está asfixiando a la fotografía tradicional.

El asunto es que yo he participado en esta edición del intercambio de positivos enviando una foto a Bill, moderador de FADU. A mí siempre me impone mucho respeto mandar una foto a alguien en una actividad así pues no sé muy bien qué esperan ellos de mí, si una foto muy suya —por el procesado— o una foto diferente o una foto con mensaje o… siempre es un dilema empezar a plantear qué imagen mandar, pero un dilema que te hace pensar y planear, es decir, un dilema que está bien resolver.

Bill es ingeniero naval retirado y, como el mar es algo tan apasionante, pensé que sería una buena idea enviarle una foto del Mediterráneo a alguien que vive en el Mar de Irlanda, frente la Isla de Man y que, pensé yo, debe ser un entusiasta y sentirse siempre cautivado por los temas marineros.

Le di varias vueltas al asunto, al contenido de la foto —pues el continente (película, revelador, etc.) ya lo tenía decidido por el ambiente que quería que tuviese—, barajé tres o cuatro ideas —alguna de ellas, como la de visitar las instalaciones de Navantia y hacer alguna foto a algún barco en construcción dentro de los astilleros, prácticamente imposible de realizar—, y un buen día de Julio me bajé a Cartagena a ver qué encontraba allí.

De sur a norte fui matando las ideas, terminando primero unas pocas exposiciones que le quedaban a un rollo de HP5 y siguiendo después con un rollo nuevo de FP4. No quiero aburrir a nadie con qué funcionó mejor y qué peor —lo de Navantia, directamente, no funcionó, y es una pena porque había unos submarinos en dique seco… ¡qué buenas fotos podrían haber salido de ahí!—, así que os dejo con algunas de las fotos.

Al margen de los detalles técnicos, si es que os interesan y los leeis, por si os sirve de orientación, las fotografías han sido viradas al selenio y eso ha eliminado los tonos de gris que tenían las fotos dejando un cierto tono morado, más vivo quizás que la imagen original, que con el paso de los días ha ido mudando mi primera impresión a peor de tal manera que, ahora, el resultado no termina de hacerme gracia. También decir que en la pantalla de mi ordenador lo que veo es muy parecido a lo que hay en el papel.

Y vamos ya con las fotografías.

Esta primera es la foto protagonista del evento, la que ha hecho que la salida por Cartagena tuviera motivo y sentido y la que he enviado a Bill, que vive en Barrow-in-Furness, frente a la Isla de Man, en el noroeste de Inglaterra.

Imagen externa

título   —   (sin título)
película   —   Ilford FP4+
formato   —   6×6
objetivo   —   Schneider-Kreuznach Xenar 1:3.5/75mm
diafragma   —   f/8
tiempo exposición   —   1/125 seg.

 

revelador película   —   Pyrocat-HD (dil. 2:2:100)
tiempo de revelado   —   7 min. 45 seg. a 21°

 

papel   —   Ilford RC MGIV (MG4RC44M)
revelador papel   —   GAF 120 (dil. 1+2)

 

situación geográfica   —   Puerto pesquero de Cartagena, Murcia

Esa primera foto es el recorte de una imagen ya de por sí algo recortada, pues el original es un negativo de 6×6 pero el papel en el que positivé es de 18×24. En cualquier caso, os puede servir para pensar si el recorte es excesivo, justo o, sencillamente, innecesario.

En cualquier caso, la que véis a continuación no es una imagen final, pues no la he llegado a positivar como tal, sino una primera prueba para ver qué había en el negativo y poder planificar con buen tamaño y sobre papel el famoso recorte.

Imagen externa

título   —   (sin título)
película   —   Ilford FP4+
formato   —   6×6
objetivo   —   Schneider-Kreuznach Xenar 1:3.5/75mm
diafragma   —   f/8
tiempo exposición   —   1/125 seg.

 

revelador película   —   Pyrocat-HD (dil. 2:2:100)
tiempo de revelado   —   7 min. 45 seg. a 21°

 

papel   —   Ilford RC MGIV (MG4RC44M)
revelador papel   —   GAF 120 (dil. 1+2)

 

situación geográfica   —   Puerto pesquero de Cartagena, Murcia

De ese rato que los chicos anduvieron saltando al agua desde la pasarela de madera, tomé cuatro o cinco exposiciones, bastante parecidas entre ellas como es normal. Intentando no repetir exactamente el fondo, me moví algo a izquierda o derecha dentro de las posibilidades que el pequeño espacio en el que estaba me brindaba, cuidando mucho de no resbalar ni de tropezar con algún apero de pescador —y de camarero, pues habían unas cuantas mesas en las que la gente comía a escaso metro del agua— que por allí había.

La que sigue es otra que también me gusta bastante y que creo merece la pena positivar.

Imagen externa

título   —   (sin título)
película   —   Ilford FP4+
formato   —   6×6
objetivo   —   Schneider-Kreuznach Xenar 1:3.5/75mm
diafragma   —   f/8
tiempo exposición   —   1/125 seg.

 

revelador película   —   Pyrocat-HD (dil. 2:2:100)
tiempo de revelado   —   7 min. 45 seg. a 21°

 

papel   —   Adox MCC 110
revelador papel   —   GAF 120 (dil. 1+2)

 

situación geográfica   —   Puerto pesquero de Cartagena, Murcia

Imagen externa

título   —   (sin título)
película   —   Ilford FP4+
formato   —   6×6
objetivo   —   Schneider-Kreuznach Xenar 1:3.5/75mm
diafragma   —   f/11
tiempo exposición   —   1/125 seg.

 

revelador película   —   Pyrocat-HD (dil. 2:2:100)
tiempo de revelado   —   7 min. 45 seg. a 21°

 

papel   —   Ilford RC MGIV (MG4RC44M)
revelador papel   —   GAF 120 (dil. 1+2)

 

situación geográfica   —   Puerto deportivo de Cartagena, Murcia

Imagen externa

título   —   (sin título)
película   —   Ilford FP4+
formato   —   6×6
objetivo   —   Schneider-Kreuznach Xenar 1:3.5/75mm
diafragma   —   f/8
tiempo exposición   —   1/60 seg.

 

revelador película   —   Pyrocat-HD (dil. 2:2:100)
tiempo de revelado   —   7 min. 45 seg. a 21°

 

papel   —   Ilford RC MGIV (MG4RC44M)
revelador papel   —   GAF 120 (dil. 1+2)

 

situación geográfica   —   Puerto pesquero de Cartagena, Murcia

Imagen externa

título   —   (sin título)
película   —   Ilford FP4+
formato   —   6×6
objetivo   —   Schneider-Kreuznach Xenar 1:3.5/75mm
diafragma   —   f/11
tiempo exposición   —   1/125 seg.

 

revelador película   —   Pyrocat-HD (dil. 2:2:100)
tiempo de revelado   —   7 min. 45 seg. a 21°

 

papel   —   Ilford RC MGIV (MG4RC44M)
revelador papel   —   GAF 120 (dil. 1+2)

 

situación geográfica   —   Puerto de Cartagena, Murcia

Y por último, una foto que a mí me gusta mucho, que me cuenta cosas, pero que parece no convencer a nadie más —¡qué le vamos a hacer!—; es la única de la serie que vi en formato cuadrado y así la he positivado.

Mi planteamiento, con esta imagen que he intentado tenga un aire de los de antes —sencillez de composición y de elementos y bajo contraste—, es un pequeño homenaje a la vela latina y a la propia cámara con la que expuse el negativo. A aquella por ser una especie tan nuestra y en vías de extinción y a ésta por respetar el formato en que altera los negativos: el formato 6×6.

Por cierto, fijaos que bien ha trabajado el Pyrocat las sombras debajo del contenedor…

Imagen externa

título   —   (sin título)
película   —   Ilford FP4+
formato   —   6×6
objetivo   —   Schneider-Kreuznach Xenar 1:3.5/75mm
diafragma   —   f/8
tiempo exposición   —   1/250 seg.

 

revelador película   —   Pyrocat-HD (dil. 2:2:100)
tiempo de revelado   —   7 min. 45 seg. a 21°

 

papel   —   Ilford RC MGIV (MG4RC44M)
revelador papel   —   GAF 120 (dil. 1+2)

 

situación geográfica   —   Puerto pesquero de Cartagena, Murcia

Otras entradas relacionadas de alguna manera que, quizás, te pueden interesar

Gracias por estar ahí.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.